Vestidos de novia de la realeza europea

Cada vez que abrimos una revista o vemos una película y encontramos un maravilloso vestido de novia, con una caída elegante y una espectacular cola, a todos se nos viene a la cabeza la misma frase: “Es un vestido de princesa”. Sin embargo, las princesas reales, las que no son de cuento, visten y han vestido trajes de novia de lo más variado, en función de las tendencias de la época y de su estilo personal.

En este artículo nos centraremos en los vestidos de novia más icónicos de la realeza del último siglo. Desde recargados diseños con detalles en pedrería y elementos de encaje hasta sencillos vestidos minimalistas de seda.

El elemento común de estos trajes de novia es que en su momento los llevaron estilosas mujeres que, o bien pertenecían a la familia real o bien se casaron con un miembro de la misma.

En el siguiente infográfico puedes ver todos los vestidos (haz clic sobre la imagen para verla en un tamaño más grande).

Una boda especial

Las bodas reales son, por motivos evidentes, mucho más que una simple boda. Para muchos, estas celebraciones son una auténtica fiesta nacional con un tremendo significado cultural. Algunos ejemplos de la relevancia de estos eventos son los más de 25 millones de personas que siguieron el enlace de Letizia Ortiz con el, por entonces, príncipe Felipe, o los 2,6 millones de daneses que vieron la boda del principe heredero Federico con Maria Isabel en 2004. En ambos casos, estas cifras se acercan e incluso superan el 50% de la población de estos países, lo que muestra que la popularidad de las familias reales sigue siendo muy elevada en sus naciones y, en algunos casos, más allá de sus fronteras.

Sin lugar a dudas, aparte de los carros de caballos y las multitudes que se arremolinan en las calles, uno de los elementos principales (si no el más importante) a la hora de atraer las miradas de la gente es el vestido de la novia. Estos, además, acostumbran a crear tendencia y servir de inspiración para aquellas novias que no son de sangre azul.

Las reglas de la monarquía

A pesar de que existen grandes diferencias entre los vestidos y que siempre hay un margen de influencia para el gusto personal de la novia, todavía existen normas de etiqueta que han de respetarse a la hora de confeccionar estos trajes. Principalmente, el vestido de novia de una princesa ha de ser recatado y no mostrar demasiada piel.

Evidentemente, esta norma se ha ido relajando con los años, por lo que cada vez es más normal encontrar, por ejemplo, cortes más ajustados o incluso hombros al aire (a excepción de en el interior de la iglesia). Sin embargo, las piernas siguen sin mostrarse y los escotes son bastante sobrios, alejados de la voluptuosidad por la que optan algunas actrices y artistas.

 

 

Las imágenes anteriores muestran los vestidos de novia de dos generaciones de la casa real sueca: en la primera, la reina Silvia y, en la segunda, la princesa heredera Victoria. Sus bodas se celebraron en 1976 y 2010 respectivamente, y esa diferencia temporal se refleja en el diseño de sus vestidos. Mientras que el vestido de Silvia de Suecia presenta mangas largas y un escote cerrado, el de Victoria tiene un cuello de hombros caídos y una ausencia de mangas que exhibe mucha más piel que el de su madre. Del mismo modo, se observa cómo el modelo más moderno es más entallado y perfila más las formas femeninas.

Ambos vestidos respetan la etiqueta de los vestidos de novia de la realeza, pero queda patente que el tiempo pasa y las normas evolucionan, también en lo que respecta a las monarquías.

 

5 modelos para la historia

En el anterior infográfico puedes observar cómo, a lo largo de los últimos 100 años, las bodas reales han generado vestidos de novia que han influenciado y cambiado tendencias, dejado su marca en los libros de historia. Sin embargo, vamos a destacar cinco vestidos que, desde nuestro punto de vista, dejaron una huella especial en nuestras memorias.

Grace Kelly

El vestido de Grace Kelly, creado por Helen Rose de MGM Studios en 1956, es una clara demostración de la atemporalidad de la elegancia de Hollywood, que nunca pasa de moda. Sin ir más lejos, en la actualidad, se puede ver el reflejo de este vestido en los trajes de novia de otras princesas, como Kate Middelton, y celebridades de la talla de la modelo Miranda Kerr.

 

Diana

Un vestido que unos adoran y otros odian. No existe el término medio con el traje de novia de Lady Di. Pocos habrán olvidado el diseño de David & Elizabeth Emanuel con el que Diana contrajo matrimonio con el príncipe Carlos. Este característico diseño llamaba la atención por sus mangas abombadas, los volantes en el cuello y su cola de casi ocho metros de largo. Historia de la moda, para alegría o tristeza de algunos.

 

Mette-Marit

El vestido de Mette-Marit, diseñado en 2001 por su compatriota, Ove Harder Finseth, fue tremendamente innovador por su preciosa simplicidad. Como mujer del pueblo, Mette Marit, una madre divorciada con experiencia en ambientes hostiles, no tenía necesidad de extremados lujos o una superficial exuberancia en su vestido. De este modo, expresó el minimalismo nórdico en su máxima expresión.

 

Letizia

El vestido de boda de nuestra reina causó sensación en su momento y, aún hoy en día, sigue siendo un referente  para los diseñadores y quienes planean su propia boda. Este diseño de Pertegaz destaca por una aparente sencillez que, en realidad, esconde una gran complejidad en la que cada pieza encaja como en un rompecabezas.  Una cola de 4.5 metros remata este impresionante diseño.

 

Kate

Kate Middleton (o Catalina de Cambridge), contrajo matrimonio con el príncipe Guillermo con un despampanante vestido diseñado por Sarah Burton y Alexander McQueen. Es el vestido más nuevo de nuestra lista, pero no nos cabe ninguna duda de que se seguirá hablando de él durante muchos años. El cuerpo de encaje de manga larga y la cintura entallada del vestido son, sin duda alguna, sus elementos más reconocibles.

 

 

Las próximas bodas reales

Tras una auténtica edad de oro de las bodas reales, parece que llega una época de escaso movimiento. De momento no tenemos conocimiento de que haya ninguna boda real en perspectiva, aunque  empiezan a oírse rumores de que quizá el príncipe Harry sea el próximo en la lista. En cualquier caso, estaremos atentos para ver con qué nos sorprende el próximo “vestido de princesa”.

En kommentar til “Vestidos de novia de la realeza europea”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *