La guía completa para llevar traje con estilo

 

¡Ponte traje!

Los trajes son, sin duda alguna, el elemento básico de la elegancia masculina y el objeto de deseo de aquellos que quieren destacar y ser reconocidos por su estilo.

A pesar de que siempre tenemos la base del blanco y el negro, es necesario conocer las normas para poder romperlas y encontrar nuestro propio estilo. Aunque en principio no lo parezca, los trajes nos ofrecen un mar de posibilidades, y solamente necesitamos estar familiarizados con ellas para poder aplicarlas a nuestro vestuario.

¿Quieres aprender más sobre las solapas, el corte o las combinaciones de colores? ¿Quieres, en definitiva, hacerte todo un experto en el arte de llevar traje? Entonces esta guía es para ti. Sabemos que puede ser difícil reunir toda la información de distintas fuentes online, por eso hemos elaborado una guía en la que podrás encontrar todo lo que necesitas en un mismo lugar.

¿Cómo tiene que caer un traje? ¿Cómo han de combinarse los distintos colores? ¿Cómo debo vestirme para distintos acontecimientos? ¿Cuál es la mejor manera de usar los accesorios?”

Las preguntas son innumerables, y es necesario tener en cuenta muchos factores para conseguir el estilo perfecto que hace brillar a cada hombre, pero no te preocupes, en esta guía encontrarás todo lo que necesitas saber sobre los distintos elementos de un traje, cómo tiene que quedar para sacarle el máximo partido a la forma de tu cuerpo y cómo puedes encajar las piezas de este puzzle para que puedas ponerte manos a la obra con la búsqueda de tu nuevo traje.

Índice

 

 

 

Camisas

Las camisas completamente abotonadas se vieron por primera vez en Inglaterra en 1871, donde Brown, Davis & Co patentaron este primer diseño. Su popularidad aumentó tras la primera guerra mundial y, desde entonces, se ha convertido en una pieza indispensable del armario masculino. En esta guía nos centraremos en las camisas de vestir, que son uno de los pilares del vestuario de aquellos que llevan traje.

Índice

 

Distintos tipos de camisas

Las camisas de vestir se pueden adquirir en distintos materiales, colores y cortes, con o sin bolsillos y con distintos cuellos y mangas. A continuación trataremos de hacer un buen repaso de lo más importante que has de saber al respecto.

Consejo 

Las camisas de vestir acostumbran a ser de manga larga, en colores y patrones discretos y sin bolsillos. Sin embargo, en la actualidad es más frecuente encontrar camisas formales con pequeños y poco voluminosos bolsillos sin botones.

 

Cuellos

Existen distintos tipos de cuellos para las camisas de caballero: algunas van mejor con corbata mientras que otras son ideales para un tipo determinado de cara. Por ese motivo, es importante conocer estas diferencias para encontrar la camisa ideal para nuestro estilo y nuestra fisionomía.

Existen otros tipos de cuello, como el de tipo “Mao” o el cuello “Club”, si bien no los hemos incluido en nuestra infografía ya que por lo general no se utilizan con traje y corbata.

Puños

Los puños son más relevantes de lo que parece, ya que son los responsables de darle contraste a nuestro conjunto al asomar por las mangas de la chaqueta. Además, especialmente en el ámbito profesional, es una parte del traje que llama la atención al estrechar manos.

Existen muchos tipos distintos de puños y, por lo general, han de encajar con el tamaño del cuello. Existen tres tipos básicos de puño con infinidad de variaciones, si bien no entraremos al detalle en estas.

Consejo: Si tienes brazos cortos, elige puños anchos.

El corte de la camisa

Con el paso de los años, la variedad de cortes de camisas se ha ido reduciendo. En la actualidad, podemos destacar principalmente tres cortes distintos que pasamos a describir.

Consejos para que la camisa te quede perfecta

Una camisa que te quede bien es indispensable para ir perfecto con tu traje. Para encontrar la camisa perfecta es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos.

 

El chaleco

El chaleco es u viejo conocido que está recuperando popularidad en el mundo de la moda. Actualmente no son solo los más mayores los que incorporan esta prenda a su vestuario. De hecho, son sobre todo los jóvenes los que se han dado cuenta de lo puede aportar el chaleco al conjunto cuando vistes traje. Esta prenda puede ser la alternativa más sencilla para darle un poco de color a un traje clásico. Sin embargo, hay que reconocer que un conjunto formado por chaqueta, pantalones y chaleco del mismo color y material queda tremendamente bien y, para muchos, es la combinación ideal.

Índice

 

El chaleco también es práctico si se utiliza sin chaqueta, ya que puede servir para ocultar una camisa ligeramente grande, ya que evita que el exceso de tela asome por la cintura. Del mismo modo, al ser una prenda entallada, estiliza al hacer que la cintura parezca más pequeña.

 

Distintos tipos de chaleco

¿Cómo tiene que quedar el chaleco ideal?

El siguiente paso es encontrar la talla perfecta. De lo contrario, el resultado puede pasar de ser extremadamente elegante a algo casi desaliñado. Por este motivo, algunos prefieren hacerse esta prenda a medida en el sastre, para que se adapte a su cuerpo de la mejor manera posible. No obstante, con estar familiarizado con las distintas tallas de cada marca puede ser suficiente.

En la siguiente imagen puedes comprobar cómo tiene que quedar el chaleco perfecto en relación con el resto de las prendas.

 

 

La chaqueta

Todas las piezas que conforman tu vestuario cuando llevas un traje son importantes, pero no cabe duda de que la chaqueta es la pieza clave de este conjunto. Los defectos de algunas otras prendas se pueden maquillar u obviar, pero llevar la chaqueta ideal pueda dar al traste con todo nuestro vestuario.

La chaqueta también puede servir para dar un toque moderno y elegante a nuestro look de diario. Podemos combinarla con una camiseta, un jersey de cuello vuelto, un cárdigan con camisa o simplemente una camisa con el cuello abierto y siempre estaremos perfectos.

Índice

 

Existen un sinfín de chaquetas para cada ocasión. Podemos encontrarlas en una gran variedad de colores y tejidos, lo que puede complicar nuestro objetivo de encontrar la opción perfecta. Del mismo modo, puede ser difícil saber cómo tiene que quedarnos una chaqueta exactamente.

A continuación puedes encontrar toda la información que necesitas saber sobre chaquetas en nuestra completa guía.

Número de botones y su posición

 

Si tienes dudas sobre tu tipo de cuerpo, pincha aquí para ver su descripción.

La chaqueta con doble hilera de botones puede darte un aire más señorial y cargado de autoridad que puede ser perfecto para acontecimientos más formales. En cualquier caso, esto depende de tu propio gusto, ya que también puedes elegirla como chaqueta de diario si así lo deseas.

Chaqueta de esmoquin

El esmoquin está reservado para eventos formales y cenas de gala. Esta prenda se considera bastante clásica y un sinónimo de elegancia. Las alternativas de colores no son muy variadas, ya que principalmente se encuentra en negro. No obstante, también pueden encontrarse opciones en azul oscuro y gris, pero esto es la excepción.

No podemos olvidar el esmoquin blanco, que se rige por unas normas distintas. Este color se reserva para los meses más calidos o para zonas de clima tropical. Con el esmoquin blanco se consigue un aspecto algo menos informal, pero si damos con el adecuado, podemos sentirnos como un auténtico James Bond o Humphrey Bogart en Casablanca.

Por lo general, para eventos de gala suele ser suficiente con un esmoquin normal. Sin embargo, en eventos de etiqueta puede ser necesario optar por un frac con chaleco blanco y pajarita.

Chaqueta Neru

También podemos destacar la chaqueta Nehru, una prenda que proviene de la India.

El rasgo más importante de esta chaqueta es el cuello Mao, que puede definirse como un cuello recto y redondo que se eleva aproximadamente unos dos centímetros. En el mundo occidental, los Beatles fueron sus principales embajadores y los que llevaron a otro nivel la popularidad de esta prenda en el mundo de la moda.

Las solapas

Las solapas son una prolongación del cuello de la chaqueta y su origen radica en la vestimenta militar, con el principal objetivo de aportar comodidad y libertad de movimiento.

 

La abotonadura de la manga

El número de botones en las mangas y la separación entre ellos puede variar. La cantidad de botones puede ir de uno a cuatro, y suele asociarse de forma directamente proporcional con la formalidad de la prenda. A más botones, más formalidad.

Bolsillos

En el caso de los bolsillos, cuanto más casual es la chaqueta, mayor es la tendencia a tener bolsillos grandes y visibles. Por su parte, las prendas más formales como los fracs y los chaqués tienen bolsillos más discretos para darle un aspecto más elegante y estiloso.

Cómo ha de quedar la chaqueta

Una chaqueta que quede bien es de vital importancia para que el conjunto sea perfecto. La chaqueta no puede ser ni demasiado holgada ni ajustada, si bien tiene que adaptarse bien a la forma del cuerpo. Por lo general es una buena idea comprobar que podemos movernos con comodidad con la chaqueta puesta, especialmente los hombros, los brazos y el cuello. Además, es importante comprobar que no se creen arrugas y que quede recta y pegada al cuerpo.

Una buena manera de medir que la chaqueta es del tamaño correcto, es que quepa un puño entre la chaqueta y el cuerpo en la zona donde se abrocha. Por lo general, un mal ajuste en el cuello es un signo de que hay más problemas en cuanto a la proporción del tamaño de la chaqueta con tu cuerpo.

 

Pantalones

La función principal de los pantalones de traje es dirigir la atención hacia la parte superior del cuerpo y mantener un aspecto elegante y estilizado. Por ese motivo, es importante que se adapten bien a nuestro cuerpo y que no llamen la atención.

Índice

 

Distintos tipos de pantalón de traje

El dobladillo

Un dobladillo bien marcado da un aspecto más clásico y por lo general queda mejor en pantalones de pinza.

Este dobladillo hace que las piernas parezcan más cortas, por lo que principalmente le conviene a las personas altas con piernas largas. Evidentemente, los bajitos deben abstenerse de utilizar este tipo de pantalones.

Bajos recortados

Durante los últimos años ha aumentado la tendencia de llevar los bajos del pantalón algo más cortos de lo habitual, si bien es importante recordar que esto es algo que ha de reducirse a los contextos informales.

Bolsillos delanteros

Ya que, de momento, sigue sin haber muchos hombres que utilicen bolso, necesitamos algo que nos permite poder llevar elementos indispensables como la cartera o las llaves de casa. En cualquier caso, los bolsillos de los pantalones de traje están diseñados para no llamar la atención y quedar medianamente ocultos. Eso sí, te aconsejamos que no lleves objetos demasiado abultados en los bolsillos, ya que puede afectar a la forma de tus pantalones. Puede ser una buena idea llevar un tarjetero en lugar de una cartera, ya que este afectará menos a la forma de la prenda y será más fácil de llevar con ropa ajustada.

Bolsillos traseros

Estos bolsillos son principalmente decorativos. Por lo general, evita utilizarlos, sobre todo si lo que pretendes poner son objetos voluminosos. Los bolsillos traseros con tapa o solapa se asocian principalmente a un estilo más casual.

Cómo tienen que quedar los pantalones perfectos

Los pantalones tienen que quedar relativamente ajustados, de modo que no se produzcan las arrugas o dobleces que se generan en unos pantalones demasiado holgados o pequeños.

Cintura

Los pantalones han de ajustarse a la cintura y mantenerse por sí mismos, de modo que la labor del cinturón sea meramente decorativa.

¡Atención! Si tienes unas piernas grandes y atléticas, deberías elegir pantalones una talla más grande para tener más espacio y comodidad. La cintura siempre puede ajustarse en el sastre o en la propia tienda. 

Zapatos

Seguramente lo hayas visto alguna vez: un hombre con un traje a medida, una preciosa camisa nueva y una corbata perfecta. Sin embargo, ves sus zapatos y todo el conjunto se va a la basura. En nueve de cada diez casos esto se debe a la mala selección del color, lo cual tiene una influencia decisiva en el resultado global.

Índice

 

Distintos tipos de zapatos de vestir

La variedad de zapatos es inmensa. Puedes encontrar innumerables opciones en cuanto a color, diseños y detalles de todo tipo.

Un traje negro con unos zapatos negros es la combinación evidente para eventos que requieren cierta solemnidad o seriedad. Sin embargo, para ocasiones más festivas podemos optar por otros colores o diseños.

Existen muchas reglas no escritas sobre qué zapatos encajan con un tipo de traje determinado y, aunque muchas de ellas ya no se respetan, puedes seguir nuestra guía para apostar por opciones seguras.

 

 

Elige el color adecuado

Como hemos mencionado anteriormente, cada vez existe mayor flexibilidad en cuanto a los colores de los trajes, pero en esta guía nos centraremos en los colores básicos para elegir los colores que mejor se adaptan a ellos.

 

 

Calcetines

La mayoría de los hombres tienen sus cajones llenos de calcetines negros, que utilizan como recurso estándar para todo tipo de vestimentas. Por lo general, utilizar calcetines del mismo color que los pantalones es la opción más segura, pero también es una oportunidad perdida para darle un soplo de aire fresco y personalidad a tu estilo.

 

Cómo combinar los calcetines

La libertad que tienes para ponerte unos calcetines más o menos llamativos depende mucho de lo formal o informal que sea el evento. La opción colorida, más moderna y arriesgada, no encaja en todos los tipos de códigos de vestimenta, así que ten cuidado con tu elección.

Cuándo abstenerse de usar colores

Los calcetines de colores son algo que debes evitar en eventos de etiqueta. Además, en actos solemnes como un funeral, los colores llamativos no son bien recibidos, así que en esos casos lo mejor es no salirte de los calcetines clásicos.

En reuniones importantes de trabajo, los calcetines llamativos pueden considerarse demasiado informales, pero también pueden entenderse como un toque original e incluso una muestra de seguridad en uno mismo, así que en estos casos dejamos la pelota en tu tejado.

Cuándo debes usar calcetines de colores

Los calcetines de colores son la opción ideal para animar conjuntos algo aburridos donde predominan colores como el gris o el negro.

¡Atención! Para combinar colores y patrones de la manera más elegante posible, es importante que haya cierta conexión entre los calcetines y el resto de tu vestuario. Por ejemplo, si llevas un traje azul marino, intenta que este color forme parte también del diseño de los calcetines.

Pero, sobre todo, ¡no tengas miedo a probar cosas diferentes!

La corbata

Un hombre nunca puede tener demasiadas corbatas. Aunque para algunos sean una prenda algo incómoda o demasiado clásica, las corbatas son un elemento ideal para variar un poco tu outfit sin tener que invertir una fortuna en nuevos trajes. En muchos casos, es el primer elemento que llama la atención de quien nos observa y, por lo tanto, es extremadamente importante elegir la corbata adecuada.

La corbata como la conocemos actualmente se desarrolló durante los primeros años del siglo XIX en Inglaterra, ya que los hombres demandaban una prenda que poder llevar al cuello que fuera cómoda y pudieran llevar durante un largo día de trabajo.

Índice

 

Tipos de corbata

Podemos encontrar corbatas en distintos materiales, colores y tamaño, que van desde las tradicionales corbatas anchas a las modernas y estilizadas corbatas minimalistas. En cualquier caso y al igual que sucede con el resto de los elementos, lo importante es cómo encajar la corbata con el resto del conjunto.

 Corbatas de punto

En los últimos años, un tipo de corbata que se ha hecho tremendamente popular son las corbatas de punto con terminación horizontal en lugar de en pico, una elección excepcional para el día a día en la oficina.

Cómo se debe llevar la corbata

Si tienes dudas sobre cómo hacerte el nudo de la corbata,  pincha aquí para aprender al detalle cada paso para realizar los nudos más habituales.

¡Recuerda!

1. La corbata siempre tiene que ser de un color más oscuro que la camisa. Incluso en el caso de que lleves una camisa oscura, no debes optar por una corbata demasiado clara para evitar un contraste demasiado fuerte.

2. El estampado o (el patrón) de la corbata han de complementarse con la camisa, pero no pueden ser idénticos. Por ejemplo, camisa de leñador y corbata de cuadros nunca han de ir juntas. Generalmente, no hay nada más sencillo de combinar que una camisa blanca, así que, si te gustan las corbatas, intenta tener muchas de ellas.

3. Ten en cuenta cuánto quieres llamar la atención cuando elijas el color o el estampado de una corbata. Si trabajas en una empresa algo conservadora, mejor no seas demasiado arriesgado a la hora de elegir estos complementos.

 

Pajarita

Por lo general, la pajarita siempre se ha asociado a eventos de etiqueta, en sus variantes blanca y negra, y a los estereotípicos profesores con coderas y otros intelectiales en su modalidad a cuadros.

Sin embargo, actualmente se le ha dado la vuelta a la tortilla y la pajarita es el accesorio favorito de los más modernos y los hípsters. Cada vez es más fácil encontrar pajaritas de todo tipo y en una amplísima gama de colores y estampados, para que puedas hacer uso de este elemento en tu día a día o en los eventos más formales.

 

Las pajaritas son en su mayoría de seda, aunque es posible encontrar algunas de algodón o de poliéster. Si te gusta ir a la moda, puedes optar por una pajarita de terciopelo, una modalidad que cada vez se ve más en las pasarelas y en las alfombras rojas.

Distintos tipos de pajarita

Las pajaritas pueden comprarse en dos modalidades: las de clip, que ya tienen el nudo hecho, y las que tenemos que anudar nosotros mismos. Para muchos, solamente las segundas pueden considerarse una buena opción, ya que opinan que son las que verdaderamente aportan personalidad a tu estilo.

 

Corbata pañuelo

Si bien corbata pañuelo se asocia con las clases altas, la aristocracia y la gente refinada, se considera una alternativa informal a la corbata. Su uso se remonta al siglo XVII y podemos considerarla el principal ancestro de las corbatas y pajaritas de hoy en día.

 

Cómo se lleva

Por lo general, el uso de la corbata pañuelo se asocia con un look deportivo ideal para cenas y eventos que no requieren un alto nivel de formalidad como cócteles o un simple paseo de domingo.

La corbata pañuelo acostumbra a utilizarse con el cuello de la camisa desabrochado, americanas y cárdigans, si bien en los últimos tiempos podemos ver a muchos hombres que le dan un toque más moderno y las llevan con jersey de cuello redondo o polos.

Plastrón o ascot

El nombre inglés de esta prenda se refiere al evento ecuestre que la popularizó en Inglaterra. Este complemento acostumbra a confeccionarse con seda y acostumbra a llevar las costuras en el lado izquierdo, para evitar que se vean al anudarlas. Se utiliza principalmente en eventos de postín, como las bodas de la alta sociedad.

Es posible comprar plastrones con el nudo ya preparado y que solamente tienen que ajustar. Por su lado, si utilizas un Ascot sin anudar, recuerda utilizar un alfiler para fijarla en el cuello. El nudo es muy sencillo así que, personalmente, recomendamos esta segunda opción.

Pañuelos de bolsillo

Los pañuelos de bolsillo han de complementar la corbata o la pajarita sin ser idéntico ya que, de lo contrario, eliminamos cualquier posibilidad de contraste. Utilizar colores complementarios o distintos estampados siempre es la opción adecuada.

 

Puedes jugar de mil maneras a la hora de utilizar los pañuelos de bolsillo. Por un lado, existen mil maneras de doblar los pañuelos, si bien estas opciones van estrechamente asociadas con el material del que estén hechos. Desde los clásicos doblados rectangulares y triangulares hasta la fantasía de los tres picos o el estilo “descuidado” de un doblado casual.

Si es la primera vez que pruebas a llevar pañuelo de bolsillo, puedes empezar por el clásico blanco, ya que te servirá para muchas situaciones, puesto que vale tanto para fracs o trajes con camisa blanca. Conforme vayas cogiendo confianza, podrás empezar a adentrarte en el maravilloso mundo de los colores y los estampados para crear contraste y hacer que tu estilo sea tremendamente personal.

 

Gemelos

Para muchos, los gemelos son, a pesar de su tamaño, el elemento definitivo a la hora de darle personalidad y elegancia a tu vestimenta. Su uso está limitado a las situaciones que requieren más elegancia pero, sin duda alguna, aunque estos eventos no sean los más frecuentes en tu día a día, seguro que quieres saber más para aprender cómo marcar la diferencia.

Índice

 

Historia de los gemelos

El origen de los gemelos se remonta al siglo XVII, cuando los caballeros comenzaron a cerrar los puños de sus camisas con lazos, si bien no fue hasta el siglo XIX que su popularidad creció y empezaron a crearse variantes de este accesorio más laboriosos y que, como sucede en la actualidad, podían considerarse joyas.

Su uso

Los gemelos se utilizan a modo de botones para cerrar el puño de las camisas, si bien no todas las camisas están hechas para llevar gemelos. Si quieres utilizar este fantástico complemente, tendrás que hacerte con una camisa con puños hechos par gemelos. Estas, se caracterizan por la ausencia de botones. En su lugar, encontraremos dos agujeros, uno en cada extremo del puño, que nos permitirán cerrarlo con nuestros gemelos.

Tipos de gemelos

Tal y como hemos mencionado anteriormente, los gemelos no son solamente un elemento más de tu atuendo, un complemento con el que aumentar tu nivel de elegancia, sino que están pensados para ser una de las partes de tu vestuario (quizá la que más) que te permiten expresar tu personalidad. Por ese motivo, podrás encontrar gemelos en todo tipo de materiales, formas, tamaños y diseños. Incluso tienes la posibilidad de encargar que te hagan unos a tu gusto.

El tamaño de tus gemelos dependerá en gran medida de tu gusto, si bien el tamaño de tu muñeca puede ser un aspecto a tener en cuenta, ya que dependerá del tamaño del perno lo ajustado que quede el puño.

En lo que respecta a la forma, si bien los diseños de la parte más decorativa pueden variar mucho, podemos encontrar varios tipos estándar en función de la forma del cierre. A continuación puedes encontrar una ilustración con los más representativos.

¡Atención! Los modelos que carecen de un mecanismo de rotación en el cierre pueden ser difíciles de poner, ya que habrá que ejercer presión para que pasen por el ojal. En cualquier caso, sea cual sea el modelo, si no tienes mucha práctica o maña, ten vendrá bien tener cerca a alguien que pueda ayudarte. 

 

 

Pisacorbatas

Los pisacorbatas son otro tipo de pieza de bisutería para hombres. Su utilidad práctica es la de mantener la corbata en su sitio, si bien actualmente su aporte más importante es como detalle estético.

Índice

 

Los pisacorbatas se consideran menos formales que los alfileres de corbata, que pasaremos a describir más adelante, si bien su utilidad es la misma.

Tipos de pisacorbatas

 

Consejos de colocación y tamaño del pisacorbatas

¡Consejo!

Si quieres seguir las reglas tradicionales de estilo, nunca debes llevar pisacorbatas con chaleco, ya que ambos cumplen la misma función. Sin embargo, muchos se olvidan de estas normas y simplemente se centran en el valor estético y decorativo de los pisacorbatas.

Alfileres de corbata

Si tienes un estilo un poco más formal, el pasador que mejor irá contigo será el alfiler de corbatas. Por lo general, son básicamente un alfiler con una perla o algún otro elemento decorativo en la cabeza del mismo, que es la única parte visible del mismo, mientras que el resto está oculto sujetando la corbata.

Con este accesorio marcarás verdaderamente la diferencia, ya que, a pesar de ser especialmente elegante, no acostumbran a verse con frecuencia.

 

 

Cinturón

La manera de combinar los accesorios nunca puede ser aleatoria. Es muy importante que, por ejemplo, zapatos y cinturón o tirantes encajen con el resto del traje para que nuestro look siga siendo impecable. A continuación analizaremos cómo puedes combinar los distintos tipos de cinturones con el color de tu traje para que tu aspecto sea perfecto.

Índice

 

Utilizar cinturón no es indispensable (siempre lo puedes sustituir con tirantes), pero si te decides a hacerlo, es muy importante que prestes atención a su tamaño, su estilo y la combinación de colores.

La talla correcta

Cuando buscas un cinturón nuevo para tu traje, existe una regla básica para elegir uno del tamaño perfecto. Simplemente, elige un cinturón de una talla superior a la de tus pantalones. Por ejemplo, llevas unos pantalones de la talla 36, tu cinturón ideal será de una talla 38.

En cualquier caso, siempre es bueno asegurarte de que, cuando te pones el cinturón, puedes ajustarlo en su agujero central. Por lo general los cinturones tienen 5 agujeros, por lo que lo ideal es que puedas ajustarlo al tercero.

Estilo casual o formal

Es importante ser consciente de las diferencias entre cinturones formales e informales para adecuar nuestra selección con nuestro atuendo y las necesidades del acontecimiento al que pensamos acudir. Si la hebilla es grande y tiene un diseño un tanto extravagante (por ejemplo, si es grande y muestra el logo del fabricante) no será la elección adecuada para combinar con un traje. Un cinturón formal acostumbra a tener una hebilla de un grosor similar a la de la parte de piel y su estilo es más sobrio y elegante. En el siguiente gráfico puedes ver una tabla con cinturones clasificados de más a menos formal.

Combinación de colores

En este aspecto, la regla es muy sencilla. ¿Cómo hay que combinar el cinturón? Simplemente, eligiendo uno del mismo color que los zapatos.

Relojes

Elegir el reloj que vas a llevar no es algo que se pueda dejar al azar. Para muchos este complemento es la piedra angular de los accesorios de hombre y un elemento indispensable para elaborar nuestro outfit.

 

Algunos consejos

Existen diversas reglas y consejos sobre qué tipo de reloj encaja con distintos atuendos y con distintas circunstancias. Aquí puedes encontrar ocho buenos consejos a tener en cuenta a la hora de elegir el reloj que mejor va con tu estilo. 

-Los detalles metálicos han de ir conjuntados. Si, por ejemplo, llevas un reloj de acero, los detalles de tu cinturón o los gemelos, en caso de que los lleves, también tendrán que ser plateados.

– Hablando de plata, un reloj en tonos metálicos o plateados es la opción neutra más fácil de combinar con cualquier conjunto.

– Si la correa del reloj es de piel, tendrá que combinar con el color del cinturón y los zapatos.

– Para eventos formales como bodas o cenas de gala, siempre reloj analógico. Los Casio de plástico y los relojes deportivos están muy bien, pero este no es su sitio.

– Por lo general, los relojes en tonalidades oscuras se combinan con trajes oscuros y viceversa. Sin embargo, si como en nuestro caso, te gusta crear contraste, puedes romper esta regla para conseguir un estilo más personal y llamativo.

– Elige una línea clásica y elegante. A la hora de llevar traje, siempre es mejor optar por relojes con detalles sutiles que por voluminosos y llamativos relojes de diamantes.

– Elegir un reloj de un tamaño proporcional al de tu muñeca es importantísimo. Si tienes una muñeca fina, evita los relojes grandes y pesados, mientras que si tienes un antebrazo más grande, un reloj pequeño parecerá un juguete de niños en tu muñeca.

Tirantes

Con este elemento, tenemos que empezar mencionando el principal error a evitar: o tirantes, o cinturón, pero nunca lleves los dos a la vez. Si te pones unos tirantes, el cinturón se queda guardadito en un cajón en tu casa.

Dicho esto, cabe destacar que, para los más puristas de los trajes, los tirantes son la opción predilecta, ya que sujetan los pantalones en la cintura de una forma mucho más estable que el cinturón, hacen que queden mucho mejor al no crear bolsas y estilizan más, puesto que no separan el cuerpo en dos mitades como hace el cinturón.

 

Podemos diferenciar distintos tipos de tirantes en función del tipo de sujeción y de su forma. En relación con el primer aspecto, podemos encontrar tirantes de pinzas y de latiguillo. Los primeros se consideran más informales y, además, no aportan la misma sujeción que los de latiguillo, ya que el pantalón puede deslizarse poco a poco hasta que la pinza acaba por soltarse. Por su parte, los tirantes con latiguillo se consideran los ideales para un estilo más formal. Sin embargo, al abrocharse al pantalón con botones, requieren que la prenda este diseñada de antemano para este fin, ya que no todos los pantalones cuentan con estos botones en la cintura. Además, sobre todo en lo que respecta a los pantalones de traje y al vestuario más formal, es muy importante que, si vas a utilizar tirantes, los pantalones no tengan trabillas para el cinturón (al fin y al cabo, no vas a usar ambos) y que sean algo más altos.

Si atendemos a su forma, podemos encontrar tirantes en forma de X y de Y. Los primeros acostumbran a ser más finos y están pensados para que no se vean. Por su parte, los tirantes en Y son tienen tiras más anchas y, por lo general, más detalles estéticos, por lo que quedan mejor con una combinación que los deje a la vista. .

El color de los tirantes

Es recomendable tener varios tirantes de colores distintos o que los que tengamos sean de un color fácil de combinar, sobre todo si los tirantes van a estar visibles. El color elegido debe, en cualquier caso, combinar con el de la corbata.

 

Abrigos

Durante los meses de más frío, necesitarás una prenda algo más cálida que llevar sobre tu traje. En estos casos, huelga decir que tu anorak de plumas no es la mejor opción. Si quieres ir elegante, no puedes descuidar la elección de ninguna de tus prendas.

Sin embargo, como sucede con todos los elementos de tu vestuario, diversos factores influirán en tu elección, ya que no todo tipo de eventos requieren el mismo nivel de formalidad. A continuación te damos algunos consejos sobre los abrigos que mejor encajan con tu traje para cada situación.

Índice

 

Largo y color

Si tienes dudas sobre el largo de tu abrigo, una de las normas que pueden ayudarte a la hora de elegir es que, cuanto más largo, más formal se considera. Por ejemplo, si buscas un abrigo de diario que puedas utilizar para ir al trabajo, puedes hacerte con un modelo más corto, mientras que para eventos más formales se recomiendan abrigos que lleguen aproximadamente a la altura de la rodilla.

Por su parte, siempre es recomendable elegir abrigos que generen un poco de contraste con tu traje, de modo que, si el color de este es oscuro, se recomienda un abrigo más claro y viceversa. No obstante, no es necesario darle demasiadas vueltas al color ya que, por lo general, mientras el color del traje y el del abrigo no sean iguales, irás por el buen camino.

Distintos tipos de abrigos para traje

¿Y si llueve?

Por muy bonito que sea, un impermeable nunca tendrá la clase y el estilo de las chaquetas que puedes ver en el cuadro anterior. En caso de lluvia, elige un paraguas en un tono sobrio y que sea resistente (mejor uno largo que uno plegable) a la par que grande, ya que podrás proteger de la lluvia a quien vaya contigo (tú actitud es tan importante como tu aspecto a la hora de ser elegante).

 

Consejos en función de tu tipo de cuerpo

Parece mentira, pero a pesar de todo lo que hemos mencionado ya, aún no nos hemos adentrado en una de las partes más importantes. Aunque ya sabemos cuáles son los distintos elementos de un traje y sus complementos y cómo combinarlos con elegancia… ¿Por dónde empezamos? Y, sobre todo, ¿nos quedará bien?

A continuación, nos centraremos en algunos consejos que pueden ser útiles para encontrar la ropa que mejor se ajuste a la forma de nuestro cuerpo. En cualquier caso, esto son simplemente unas directrices generales basadas en nuestros conocimientos y experiencias. El estilo ideal, al final, es aquel con el que tú te sientes más a gusto, así que no dudes en experimentar y romper con las reglas de las que te hablaremos a continuación.

Índice

 

Cuerpo rectangular

También llamado cuerpo con forma de H. Este tipo de cuerpo se define por unos hombros igual de anchos que las caderas.

Cuerpo trapezoidal

Los cuerpos con forma de trapecio son aquellos en los que la anchura de los hombros es ligeramente más ancha que la de las caderas. Esta forma suele ser habitual en hombres atléticos, con un tren superior definido sin estar musculado en exceso, y en hombres delgados.

 

 

Triángulo invertido

Hombros anchos, pectorales fuertes y cintura fina. Un cuerpo bastante frecuente en hombres que ejercitan más el tren superior que el inferior, por lo que es bastante habitual, por ejemplo, entre los nadadores.

 

Triángulo

Este tipo de cuerpo muestra un ligero exceso de peso en la cintura y, en algunos casos, en las caderas, acompañado de unos hombros bastante estrechos. La mayor dificultad para encontrar ropa que se adapte a este tipo de cuerpo es que la mayoría de las prendas para hombre acostumbran a ser más ajustadas en torno a la cintura que a los hombros. (REVISAR)

 

 

Ovalado

Hombres con espalda ancha y abdomen prominente. En este tipo de cuerpos, lo que se intenta es armonizar sus formas para igualar el tamaño de la cintura con el de los hombros

 

 

Hombres altos

En el caso de los hombres altos, puede ser complicado encontrar un traje que quede perfecto de forma natural. Por un lado, puede ser complicado simplemente encontrar ropa de tu talla y, por otro, al aumentar toda la prenda de forma proporcional al subir de talla, puede que el traje con el largo de manga que necesitamos sea demasiado ancho o largo.

Por este motivo, puede ser incluso más recomendable (nos atraveríamos a decir que necesario) optar por un traje a medida, siempre que nuestro bolsillo nos lo permita.

Los estampados, los colores y las chaquetas de doble abotonadura jugarán a tu favor, ya que te ayudarán a recortar tu figura y a centrar la atención en la parte central de tu cuerpo. Por el contrario, tu cuerpo ya genera líneas verticales de forma natural, así que evita este patrón en las camisas, ya que no te conviene alargar aún más tus formas.

 

Hombres bajos

Evidentemente, si en el caso de los hombres altos tratamos de recortar las formas y evitar crear líneas que “estiren” nuestro cuerpo visualmente, los hombres bajos buscan conseguir el efecto contrario: estilizar su forma y aparentar mayor estatura. ello lo que tenemos que tratar de hacer es alejar la mirada de las piernas y centrarla en la cara y la parte superior del torso.

Las recomendaciones principales se centran en los colores neutros, los cuellos de pico, las corbatas y las solapas finas, evitar el exceso de accesorios y elegir chaquetas de uno o dos botones, ya que, al quedar la camisa visible, se estiliza la figura pareciendo más altos.

 

Usa tu traje con estilo

Llegados a este punto, ya podemos considerarnos unos expertos en el mundo de los trajes y todos los elementos que tienen que ver con ellos. Ya sabemos cómo deben de quedar, con qué combinan mejor y en que acontecimientos utilizarlos, así que lo último que nos queda es aprender a crear nuestro propio estilo en nuestro vestuario y a elegir nuevos accesorios con los que complementar la ropa que ya tenemos en nuestro armario.

Índice

 

Estilo informal

Si bien este estilo no se ajusta estrictamente a lo que tradicionalmente conocemos como trajes, podemos considerarlo como su hermano pequeño y más moderno. Es la vestimenta perfecta para el tiempo de ocio de aquellos que prefieren un estilo clásico. Elegancia y comodidad unidos en un mismo outfit.

 

 

Chaqueta

Preferiblemente de corte deportivo. En lana, algodón o lino en función de la estación del año.

Pantalones

Unos chinos o unos pantalones de lino de corte formal (en relación a lo que podemos encontrar en el campo de los pantalones de lino) son las mejores opciones. Es muy recomendable tener al menos unos en color camel y otros en gris o azul marino para poder combinarlos fácilmente.

Camisa:

Este es el momento ideal para usar camisas con algo más de fantasía, pero sin volverte loco. Si bien una sencilla camisa blanca siempre será tu mejor aliada, las camisas de rayas o de lunares sin grandes estridencias pueden ser la nota de color perfecta para tu estilo. Un jersey fino de cuello vuelto, al igual que un polo o una camiseta básica también pueden ser el elemento ideal para lucir bajo tu chaqueta.

Corbata:

Para el look más casual, la corbata la puedes dejar en casa si no es tu elemento favorito. Sin embargo, somos muchos los que pensamos que incluso en estos casos podemos utlizar corbatas y pajaritas que encajan perfectamente con situaciones más informales sin que nuestro look parezca recargado.

Zapatos:

Este tipo de outfit es mucho más flexible en todos los aspectos y, en lo que respecta a los zapatos, te permite abrir el abanico a náuticos, mocasines, zapatos brogues de hombre e incluso zapatillas (eso sí, opta por un modelo clásico y elegante dentro de este tipo de calzado).

 

Estilo informal de negocios

Este estilo parte del clásico look de oficina que podemos ver, por ejemplo, en la serie “Mad Men”, pero rebaja un poco el tono haciéndolo algo más informal y moderno, lo que permite mantener un aspecto profesional siendo a la vez cómodo y elegante. Un soplo de aire fresco en la oficina.

 

Chaqueta:

Principalmente, la chaqueta de referencia es recta y de dos o tres botones. Puedes jugar con el color de la chaqueta en función de la estación del año, ya que durante las estaciones más cálidas los colores más claros son bien recibidos. Recuerda que no estás llevando un traje “clásico”, así que no dudes en generar contraste entre la chaqueta y los pantalones.

Pantalones:

Pantalones de vestir y chinos son tu recurso de cabecera. De ti depende crear el equilibrio entre ellos y la parte superior de tu outfit

Camisa:

Al igual que sucede con el estilo casual de calle, este tipo de vestimenta todavía ofrece cierto margen de extravagancia, por lo que no hay demasiadas restricciones a la hora de elegir camisas con colores o estampados más atrevidos de las que llevarías a eventos formales.

 

Corbata:

Como hemos mencionado anteriormente, este look se caracteriza por ser una cierta flexibilidad dentro de la formalidad de la ropa de negocios, por lo que la norma general es la de dejar la corbata de lado (de hecho, lo más habitual es llevar el cuello de la camisa abierto). Sin embargo, si para ti las corbatas son prácticamente un fetiche y en tu vestuario del día a día, te recomendamos que elijas una corbata fina o una de punto, ya que dentro de su formalidad aportan un aire más moderno y relajado.

Zapatos:

Aunque algunos se atreven a combinar zapatillas con este estilo, por muy sobrias que sean consideramos que exceden el límite de informalidad al que aspiramos, así que te recomendamos optar por zapatos monkstrap, brogues, Oxford o Derby. Sin embargo, como no nos cansaremos de decir, la libertad de innovar es tuya.

Estilo formal de negocios

En algunos ambientes de trabajo las reglas son más estrictas en lo que se refiere a la vestimenta, por lo que se exige un estilo algo más clásico y sobrio. Esto también es aplicable a eventos de distinto tipo como cócteles o inauguraciones, donde se espera que se respete un código de vestimenta serio y elegante. Esto, por suerte o por desgracia, elimina muchas opciones de color y estampados aunque, aun así, podemos elaborar un estilo personal y con encanto respetando estas normas.

Chaquetas:

Puedes elegir entre chaquetas rectas y cruzadas, aunque por lo general resulta poco habitual ver las segundas en este tipo de contextos.

Pantalones:

En este caso, es imprescindible que los pantalones de vestir vayan a juego con la chaqueta.

Corbata:

Aquí la corbata no es negociable.

Camisas:

En este campo, la opción número uno es la clásica camisa blanca. Ten tu armario bien equipado con camisas de este color y, en un segundo nivel, ten algunas alternativas en colores claros como celeste o rosa. También puedes optar por camisas con rayas o estampados, siempre que sean muy sutiles o casi transparentes.

Zapatos:

Como sucede con todos los elementos en este ámbito, las opciones se reducen bastante. Para adaptarnos al estilo formal de ropa de negocios o cóctel, nuestros zapatos tendrán que ser marrones o negros, destacando principalmente los modelos monkstrap y Oxford.

Eventos formales

Para acontecimientos como galas, fiestas benéficas o bodas, siempre tenemos que optar por un atuendo muy formal. El código de vestimenta en estas ocasiones marca la norma, así que te recomendamos que prestes mucha atención a los siguientes consejos, ya que te evitarán cometer errores de bulto con respecto al protocolo en relación con tu vestimenta.

Eventos de gala

Cada vez más se utiliza el término inglés “black tie” para nombrar este tipo de acontecimientos. Para estos casos, el esmoquin es imprescindible. Se recomienda el uso de pajarita, aunque se puede optar por la corbata. Del mismo modo, el uso de fajín o chaqué queda a tu elección.

Eventos de código de vestimenta semi-formal

También se conoce como “black tie” opcional. Por eso mismo, por ser opcional, algunos de los asistentes irán con esmoquin mientras que otros simplemente llevarán traje oscuro y corbata negra.

Eventos de etiqueta creativa

Son los eventos menos frecuentes y suelen asociarse a acontecimientos del mundo del cine, la moda o la música. En este tipo de acontecimientos puedes utilizar el “black-tie” opcional como referencia, si bien tienes una mayor libertad para darle un toque de color y originalidad a tu estilo. Por ejemplo, este es el ámbito ideal para probar con un traje en tonos rojos o remates brillantes sin llamar la atención.

Eventos de etiqueta

También conocidos como White tie. Son los eventos de formalidad máxima como, por ejemplo, entregas de premios o celebraciones con miembros de la realeza. Frac, pajarita (preferiblemente blanca), chaleco y zapatos negros. La flexibilidad a la hora de vestirse para estos eventos es mínima y se limita a ir muy elegante o extremadamente elegante.

Ropa para bodas

El nivel de formalidad en una boda viene regido por los novios. Esto significa que tu vestimenta tiene que mantener un nivel de informalidad igual o ligeramente inferior a la del novio. Esto quiere decir que, por ejemplo, no podrás llevar chaqué a no ser que el novio lo lleve y haya estipulado que los invitados también lo hagan. De lo contrario, a no ser que te toque ser padrino, tu opción será un traje clásico.

Para bodas de día, se recomienda el gris y el azul marino, mientras que para las bodas de noche es mejor decantarse por el gris y los tonos oscuros. Nunca olvides la corbata y recuerda que, como invitado, puedes optar por otros colores aparte del blanco a la hora de elegir tu camisa. Eso sí, no te vuelvas loco con las estridencias. Dale una nota de color a tu atuendo, pero evita convertirte en el centro de atención a causa de este. Es el día de la pareja que se casa, no el tuyo.

 

Cómo se combinan los colores

La elección de los colores de los distintos elementos de nuestro vestuario no es algo accesorio, así que es importante tener algunas nociones básicas sobre la mejor manera de combinar distintos colores. Para ello, vamos a volver a un recurso clásico de las clases de educación plástica del colegio: el círculo cromático.
A partir de él y aunque evidentemente existen más colores que los aquí presentes, conseguirás las nociones básicas para saber cómo combinar prendas de distintos colores.

Círculo cromático

Colores análogos

Estos colores se sitúan uno al lado del otro en el círculo cromático. El contraste que se crea es más armonioso, pero a su vez es más sencillo encontrar una combinación que funcione.

Colores complementarios

Estos son los colores que se encuentran en dos lugares totalmente opuestos del círculo cromático. Como se pude observar en la ilustración adjunta, estos pueden ser, por ejemplo, rojo y verde o amarillo y violeta. En este caso, la dificultad radica en encontrar la tonalidad adecuada para encontrar la combinación perfecta. Por ejemplo, con una camisa celeste una corbata en tonos anaranjados puede ser una elección excelente.

Triada de colores

Como puedes observar en el círculo cromático adyacente, a través de una estructura triangular podemos ubicar los colores que están más distanciados entre sí. Esta combinación resulta la más complicada de combinar debido a su saturación.

 

Ejemplos de estilo con distintas combinaciones de colores

A continuación puedes ver algunos ejemplos de combinaciones que han utilizado a la perfección las anteriores recomendaciones para elaborar un look perfecto.

 

Trajes negros y grises

Una vez dicho todo esto sobre la combinación de colores, cabe destacar que el negro y el gris son dos colores que ofrecen cientos de opciones a la hora de combinarlos así que, si quieres ir sobre seguro, tu traje de referencia debería ser de uno de estos colores.

Qué hacer y qué no hacer

Por último y para cerrar esta extensa guía, pasamos a darte unos últimos consejos sobre aspectos a tener en cuenta a la hora de construir tu propio estilo alrededor de tus trajes.

 

 Ten un amplio abanico de opciones de colores lisos y sin estampados en tu armario

  Cuidado con las corbatas de colores llamativos. Aprender a combinarlas con elegancia es un arte que necesita un buen ojo para los colores.

  Cuida de tus zapatos. Mantenlos siempre limpios y en estado de revista.

 –Calcetines blancos de deporte NUNCA

  No te pongas zapatos demasiado llamativos. Lo que queremos es que las miradas se centren en la parte superior, no en los pies.

  No abuses de los accesorios. Mejor usar pocos, pero que sean perfectos.

  Camisa de manga corta y traje no son buenos amigos.

 – Si necesitas llevar cosas contigo, evita las mochilas y opta por un bolso de mano o una cartera.

  Experimenta. Siempre es una buena idea probar cosas nuevas, así que dedica tiempo en casa delante del espejo para encontrar combinaciones que funcionen o decidir cuál es la prenda que te falta para la vestimenta perfecta.

Rompe con las normas

Como toda película de policías o de superhéroes nos recuerda continuamente, las normas están para romperlas. Por eso, una vez conocemos todas las reglas que rigen el intrincado mundo de los trajes, puedes ponerte manos a la obra e innovar para encontrar tu propio estilo, aunque este sea algo ecléctico o fuera de lo habitual. Al fin y al cabo, las modas y las tendencias en el mundo de la moda empiezan siempre con alguien que le da una vuelta de tuerca a su estilo.

En este caso y, a diferencia del resto del artículo, no tenemos consejos que darte. Tu estilo puede cambiar tanto como tu imaginación quiera. Prueba, combina y decide cuál es el conjunto con el que te sientes más favorecido.

 

Uso de las imágenes e infografías

Todas las fotografías provienen de Shutterstock, mientras que las infografías han sido realizadas por Katoni. Las infografías son de uso público siempre y cuando se cite a Katoni como su fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *